Hoy jueves, relato: Tu lado más animal.






Licántropo.

Plenilunio. Noche de luna llena. La luna me está mirando, mas yo no la quiero mirar a ella. La luna me está llamando pero yo no le quiero responder.

El viento furioso, baila con las nubes y, entre los pasos de su aleatoria danza, igual me muestra la luna, igual me la esconde otra vez. Esta alternancia me descentra, me inquieta; tanto, que tengo que dejar la pluma sobre mis apuntes sembrados con mil tachones.

Paseo de un lado a otro por mi estudio mirando al suelo, intentando pensar en otra cosa para evadirme de este momento. Intento baldío. La fuerza que la luna ejerce sobre mí no la puedo controlar. No quiero sucumbir al instinto primitivo que hay en mí y que me acosa sin cesar. Me instiga a que me someta al influjo que la luna llena tiene sobre cada licántropo. Mi lucha por escapar es inútil y soy consciente que una vez más, la metamorfosis se está consumando y, en breve, me convertiré en lo que no deseo.

...

La luna me sigue hablando y yo no la quiero escuchar. Me dice que abra la ventana y salga al tejado y, allí sentado, la pueda contemplar. Mas yo me resisto a salir porque se que si esta noche ando por los tejados, con una promiscua loba parda de linaje incierto me voy a encontrar y de un zarpazo certero acabaré con ella y se manchará con su sucia sangre mi pelaje negro.


Más relatos en Lazos y raíces

11 Cartas esféricas:

Juan L. Trujillo dijo...

Menos mal que la luna con sus claridades, sirve para otras mas sensibles, brillantes y placenteras ocasiones.
Buen relato.
Besos.

Dorotea dijo...

Una bella historia de terror, bella y terrorífica a la vez, y peligrosa porque yo me he identificado con la presencia del mal... Gracias por participar. Un abrazo

De barro y luz dijo...

Pues imagínate yo que tengo el pelaje blanco.

Bss

Yessy kan dijo...

La luna transformando los rasgos, las emociones, la personalidad humana a su antojo hasta que sucumbe. Espero que resista el salir por la ventana, o su promiscua loba pasará a ser nada más que pedazos sanguinolentos.
Genial texto de licantropos!
Saludo

Flor dijo...

Hola Mar , esos son los influjos que tiene la luna , que saca el lado más salvaje de nosotros mismo , muy buen relato me a gustado mucho, saludos de flor.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Ademas de salvaje, presumido....me has dejado con la boca abierta, inquietante relato para una noche de luna llena. Besos.

Campirela_ dijo...

Una bella historia donde ese lobo nos salió coqueto ..bueno pues pq no también tienen derecho ..me gusto mucho como lo planteaste .
Un abrazo y feliz noche.

el oso dijo...

Ah, excelente historia, qué bien contada. Felicitaciones.
Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Muy buen relato que se puede interpretAr metafóricamente como esa naturaleza de barbarie que habita en el fondo de todo ser humano. Un abrazo

Mujer Virtual dijo...

Por más que se resista, llegará el momento de sucumbir, la luna es poderosa.
Un abrazo

Dafne Sinedie dijo...

Uo, tenías razón, es todo lo contrario a mi licántropo. Estaría bien que se conocieran, así pudieran aprender más de sus naturalezas ;)
Un besazo Mar

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.