Hoy jueves, relato: luz, cámara, relato.

La propuesta de este jueves nos lleva a escribir sobre cine e incluir en el elenco a un actor y actriz conocidos local o internacionalmente. Yo me he decidido por el gran Paul Newman, acompañado esta vez por Katharine Ross en "Dos hombres y un destino". He relatado como podría haber sido el famoso pasaje de la bicicleta. Aquí os lo dejo.

Habían pasados años desde la última vez que estuvieron en la granja, pero no para Paul y Kathy a juzgar por la complicidad que aún existía entre ellos.

Se reunieron allí, junto con los demás familiares, para celebrar las bodas de oro de sus abuelos. En cuanto llegaron,  y como hacían desde niños, se escabulleron fuera de la casa; antaño para jugar, ahora buscando alguna intimidad que les permitiera charlar y ponerse al día de sus cosas.

Kathy descubrió que Paul seguía siendo el mismo chico díscolo y divertido de siempre; con una sonrisa radiante. Paul, que sentía debilidad por su prima favorita, quiso recordar las tardes y tardes de juegos que habían pasado juntos; así que, impulsivamente, le cogió la mano, entró en la casa y tiró de ella escaleras arriba.

Subieron al desván y buscaron entre los viejos baúles algo con que disfrazarse. Kathy encontró un sencillo vestido de lino blanco; Paul, un viejo chaleco negro, unos tirantes y un bombín de fieltro. Luego salieron al cobertizo y Paul cogió la vieja bicicleta de su abuelo...

- ¡Vamos, Kathy, sube a la bicicleta! Vamos a dar un paseo.
- ¿Estás loco? ¿Dónde? ¡No hay sitio para dos!
- En el manillar. Venga, será divertido

Kathy se echó a reir con la ocurrencia de su primo y negando con la cabeza avanzó hacia donde él estaba y subió a la bicicleta.


Más relatos en El Demiurgo de Hurlingham

9 Cartas esféricas:

Tracy dijo...

Has conseguido un relato muy cinematográfico, la escena de ella montada en el manillar es muy sensual y muy oportuna-

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gusta la escena que describiste tan bien.
Bien planteado tu relato.
Besos.

Campirela_ dijo...

Una bonita historia donde los recuerdos de la infancia de esos dos primos siempre les acompañarán ..la escena de la bicicleta es símbolo que complicidad que a pesar de haber transcurrido años la siguen practicando ..muy lindo.
Un abrazo y feliz noche .

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una linda escena que merecía ser contada -y por qué no, alguna vez vista en el cine!-
Un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

Deberían leerte los guionistas de las películas que ahora se hacen.
Besos.

Mujer Virtual dijo...

Gran idea has tenido, me gusta
Un abrazo

Ginebra Blonde dijo...

Una gran escena en la que dejarse llevar por esa bonita locura.
Un placer leerte, Mar.

Un abrazo 😘

Fabián Madrid dijo...

Muy buena adaptacion.
Beso adaptado.

Yessy kan dijo...

Es un montaje muy tierno, con toques de romance. Me fascino ese final, me pareció hasta poético! Al visualizarlos rodando juntos en esa bicicleta como la pareja del video. Hermosa cancion!!
Saludo

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.