Christmas Secrets






Hoy jueves, relato: Cartas






En el fondo del cajón, encontré una caja de madera. Por fuera la adornaban pequeñas hojas realizadas con incrustaciones de nácar y algunas flores, en la propia madera, talladas. ¿Que podía contener aquella caja, tan primorosamente decorada? Abrí el broche y subí la tapa. Dentro había dos mazos de cartas, con sendos lazos púrpura atadas, un camafeo y un reloj de bolsillo.

Tomé el reloj y mis dedos se enredaron, juguetones, con la cadena. Lo abrí para ver su esfera, y descubrí en el reveso la tapa, la foto en blanco y negro de una joven bastante agraciada. Solté el reloj y con la prisa que la curiosidad me dictaba, cogí el camafeo y lo abrí para examinar su interior. En un óvalo aparecía la misma foto del reloj; en el otro, la de un apuesto y joven caballero.

No era difícil adivinar que aquellas cartas, envueltas en sobres desgastados, eran la correspondencia entre dos enamorados. No me atreví a leerlas, por respeto a la privacidad e intimidad de aquellos amantes. Sólo osé echar un fugaz vistazo a las caligrafías: una trazada con cierto nerviosismo y desespero; la otra, hecha sin prisa y con esmero. Mas ambas escritas con pluma y tintero, sobre papel color sepia, coincidían al despedirse con un te quiero.

Más cartas en casa de Lois y Clark