Mar


 

Imagen de Mónica

 

- No quiero salir de aquí. ¿Para que? ¿Acaso es mejor lo de ahí fuera? ¿Que voy a encontrar que aquí no tenga? No, no necesito nada ni echo nada en falta -se dice Neón para sus adentros.

Deambula por la estancia tranquilamente, tomándose su tiempo en mirar una vez más los detalles que la decoran: el pequeño helecho de la esquina, el cofre semiabierto que le hace las veces de  escondite... Da media vuelta y con la cola agita, sin querer, el esqueleto que disfrazado de pirata con su parche en el ojo y con un garfio por mano, reposa en el fondo. La diminuta onda ha removido el agua y todos los pececitos del acuario suben en tropel  hasta la superficie, por si es la hora de comer.

Neón los mira con sus redondos ojos y en su cara se dibuja una sonrisa de bonachón. Definitivamente no necesita nada más allá de esas cuatro paredes de cristal, por muy grandioso que sea el mar.

Más relatos en casa de Mónica

 


Etiquetas: |

18 comentarios:

  1. Sensibilidad y belleza en este original relato que habla de lo poco que se necesita para ser feliz, cuando uno está conforme consigo mismo.
    Enhorabuena y besos.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito relato ese pececillo es feliz en su acuario ... Un besazo .

    ResponderEliminar
  3. Lindo papel del pez, me ha encantado. Un acierto total.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ya se acostumbrara si tiene que ir al mar. Pero si uno lo piensa un acuario es un sitio mas que comodo porque no hay depredadores

    ResponderEliminar
  5. Según sea nuestra perspectiva, el mundo es más o menos inmenso, más o menos estrecho, más o menos monocromo. Nos dejas pensando si corremos riesgo de transformarnos en ese pececitos. Excelente aporte para ésta convocatoria Mar. Muchas gracias por sumarte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. jajaja me han dado ganas de reencarnarme en pececillo
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Sí, en la vida todo es cuestión de prioridades. La cuestión es sentirse feliz con lo que tienes... Aunque si no se tiene la oportunidad de conocer otras cosas ¿como podemos estar seguros , de que lo que tenemos es lo mejor para nosotros?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. todo sindrome tiene su razón de ser en una alteración mental como defensa ante una supuesta o real causa de ataque. En tu propuesta qué peligro se avecinaba a tu personaje: ninguno por lo que actuaba en consecuencia

    ResponderEliminar
  9. Hasta el final me he pensado que era un gato. Otro ejemplo de confinamiento forzoso. hacer de la necesidad virtud, creo que le llaman
    Besossss MAR
    Ahora me doy cuenta de que tenia que haber pensado que el protagonista tenia algo que ver con Mar

    ResponderEliminar
  10. Ese es un gran principio de sabiduría, no desear más de lo que se necesita.
    Muy buen relato.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado esa visión del pez.
    Un relato diferente.
    Enhorabuena :)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Las necesidades del pez están cubiertas en ese acuario, en el mar sería mucho más corta su vida, pero sin duda más apasionante.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
  13. Thanks for sharing

    visit our website

    ittelkom jakarta

    ResponderEliminar
  14. very useful article i really like it

    Visit Us

    ResponderEliminar
  15. Thanks for sharing

    visit our website

    ittelkom jakarta

    ResponderEliminar

Gracias por pasar :)