Hoy jueves, relato: finales sorprendentes.


Imagen tomada de Internet
...Y no más había entrado Caperucita Roja en el bosque, siempre dentro del sendero, cuando se encontró con un lobo. 

- Buenos días, Caperucita - dijo el lobo.
- Buenos días, lobo
- ¿Adonde vas tan temprano, Caperucita?
- A buscar setas alucinógenas -respondió

El lobo se quedó algo descolocado, pero aún así siguió preguntando 
- ¿No llevas cesta? - añadió receloso.
- ¿Cesta? ¿Tengo yo pinta de llevar cesta, lobo? - rugió Caperucita plantándole cara al lobo.
- Eh... esto.. no... no.. -trastabilló el lobo muy sorprendido. Como vas a por setas pensé ¡que mejor que una cesta de mimbre para ponerlas!

El lobo rodeó a Caperucita, mirándola con cierta desconfianza, pero pensando como podía sacar provecho de la situación.
- Anda, ¡pero si llevas mochila! ¿Que hay dentro?
-¿De verdad quieres saber que hay? - respondió Caperucita echando a andar de nuevo 
-¡Claro! -la interrumpió el lobo. ¿Quizás alguna exquisita vianda para tu abuelita, niña?

Caperucita empezando a hartarse de la insolencia del lobo, abrió la mochila y empezó a sacar sus pertenencias
- Mira, lobo, llevo un mechero
- ¿Un mechero? ¿Para qué? - dijo el lobo
- Para encender fuego. Tambien llevo una pipa, una bolsa de tabaco picado, un ...
- ¿Es que ahora también fumas, Caperucita? -interrumpió ahora jocoso el lobo

Caperucita, cada vez más irritada le espetó
- Mira lobo, a ti eso no te importa; aún así de diré que la pipa y el tabaco son para el guarda del bosque. 
- Y para mí, ¿no tienes nada? ¿quizá me aguarda algún tierno bocado...? - respondió el lobo ahora más envalentonado
- Si, claro que si -dijo Caperucita, con la voz más persuasiva que fue capaz de entonar. A la vez que metía de nuevo la mano en la mochila dijo:
- Aquí lo tienes:  ¡¡jarabe de palo!!

En décimas de segundo roció al lobo con el bote de spray de pimienta en la cara y éste salió corriendo despavorido sin saber muy que había pasado, con los ojos en carne viva y el orgullo por los suelos.

Más finales sorprendentes en Lazos y raíces




13 Cartas esféricas:

Dorotea dijo...

Olé por esta señorita Caperucita que se defiende con boca y spray de pimienta. Me ha gustado mucho y todavía me estoy riendo. Gracias por participar y un abrazo navideño

Campirela_ dijo...

Bravo ..me gustó mucho cómo lo fuiste hilando , esa caperucita sin miedo al lobo feroz ajjajaj y sobre todo la forma de defenderse de él .
Un placer leerte ..Feliz noche.

Mar dijo...

Las caperucitas de hoy día no pueden permitirse la candidez de la Caperucita del cuento. Por una vez Caperucita se ha valido por sí misma para salir airosa del acoso del lobo.
Gracias por comentar.

Mar dijo...

Asi es, Campirela. Tenemos una Caperucita valiente que le ha dado la vuelta a la situación.
Bss.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es de temer esta Caperucita.
Bien contado.
Un abrazo.

Tracy dijo...

Una caperucita pertrechada de todos los medios a su alcance para defenderse de cualquier posible ataque que l saliera a su encuentro.

Pitt Tristán dijo...

Una creación muy del gusto de estos tiempos.

Enhorabuena.

Ame dijo...

Una caperucita muy moderna y temeraria, bien por ella
Un abrazo

Aine dijo...

Imagínate si aparte de eso, el lobo es alérgido a la pimienta, ¡ni cómo se la acabe!
= )

Roxana B Rodriguez dijo...

Una caperucita muy moderna, sin duda alguna.
¡Un abrazo! ¡Y feliz año!

El escritorio de Jandrés dijo...

Qué pena que las caperucitas del mundo tengan que salir a la calle con un spray para defenderse de potenciales depredadores como elemento principal en ves de llevar una cámara otros elementos de disfrute sin temer a lo que pueda venir. Menos mal que esta caperucita le demuestra, verbalmente, que anda preparada, y con recursos para hacer que un día sea normal. ¿A dónde vamos a ir a parar?. Un beso y que el año que está por llegar nos facilite nuevos puntos de encuentro en donde degustar mutuamente nuestras ilusiones.

Magade Qamar dijo...

Aich... ¡con la de lobos sin pelaje que hay por el mundo y que haya tantas Caperucitas así...! Pero el que busca, acaba encontrando aunque no siempre se lo que desea. Ojalá siempre los lobos de bajo instinto tuvieran su merecido.

Un beso enorme y si no nos vemos, que tu salida de año sea tan estupenda como la entrada y no dejes de sonreír. Un abrazo.
Me ha gustado mucho esta visión tuya

Diva de noche dijo...

jajajajaja bien hecho...es lo que se debe hacer con los envalentonados...que bien por esta caperucita...besoss...feliz año nuevo..

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.