Mar



A media noche.

Doce campanadas suenan en el reloj del viejo torreón. Dicen que es la hora de las brujas, la hora en la que salen a volar por el cielo. Dicen que es la hora de las cenicientas, la hora en la que corren despavoridas y pierden sus zapatitos de cristal en el suelo.

Yo, nunca fuí a bailes  hasta la media noche ni creí en  príncipes azules que rescatan a princesitas de su cautiverio. Será porque la sangre que fluye por mis venas es roja y durante el día tengo los pies en el suelo. Por eso, esta noche después de que la última campanada ponga fin al baile, reclinada sobre mi escoba, en un alero del tejado, te espero. ¿Vienes...?


Más relatos en casa de Dorotea

Etiquetas: |

19 comentarios:

  1. ¡Muy bueno! Sorprende ese final en el que das tu identidad, o mejor dicho, la de tu personaje.
    Besos, Mar.

    ResponderEliminar
  2. Una hora mágica, de ensueño, una hora embrujada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Las doce campanadas y zas ,,una bruja sobre la escoba verás ... siempre hemos creído al menos yo que las doce de la noche era una hora especial ,..pero bueno todas son buenas si en ellas encontramos alegría y bienestar ..Me gusto tu hora . Un abrazo y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
  4. No sé si eres a mí a quien esperas, pero yo voy.

    ResponderEliminar
  5. También yo acudiré y espero que intercambiemos sabidurías de bruja y de mujer en la hora mágica de los zapatitos de cristal... Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno ese final. Por la hora de las brujas, sin escoba, o con ella.

    Un abrazo y feliz jueves

    ResponderEliminar
  7. M'apunto a ese aquelarre ;)

    Besos, Mar.

    ResponderEliminar
  8. ¿Hay una plaza para mí en tu escoba?. Me apunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Como vaya vas a flipar, jajajjajaa

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un final sorprendente; yo me apunto
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Bien por esa hechicera que no cree en brujas jaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Medianoche, la hora cero y puede ser el inicio o el final de algo mágico.
    Que vueles alto en tu escoba, Mar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. una bruja como yo, que tiene su escoba gastada de tanto volar, no puede de ninguna forma declinar tu invitación. Por lo tanto, aquí me tienes.

    Besos, Mar

    ResponderEliminar
  14. Las brujas están teniendo buena prensa en las ficciones, son las heroínas, las que se enamoran, las que sueñan y hacen soñar-
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Linda invitación. Soy un hombre simple, no tengo escoba voladora. Si me llevan, me apunto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo6/8/19 2:46

    Habelas...hainas!!!!

    Un saludo, cuanto tiempo. Me alegro verte por aqui.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar :)