Mar

 Fragmento de un calendario romano

El primer día de los meses romanos se llamaba calendas (de esta palabra deriva calendario); el quinto día eran las nonas excepto para marzo, mayo, julio y octubre que eran el séptimo día; el decimotercer día eran los idus, expecto  para marzo, mayo, julio y octubre que eran el decimoquinto día.

En lugar de decir 28 de febrero, los romanos decían primum dies ante calendas martias (primer día antes de las calendas de marzo). El 27 de febrero era el secundum dies ante calendas martias (segundo día antes de las calendas de marzo), el 26 de febrero, tercer día y así sucesivamente.

Para introducir el año bisiesto, Julio César intercaló un día entre el sexto y el quinto día antes de las calendas, es decir entre los días que hoy son el 23 y el 24 de febrero. Este día adicional fue llamado bis sextus dies ante calendas martias, o sea, "segundo día sexto antes de las calendas de marzo" y el año que contenía ese día pasó a llamarse  llamó bissextus.



20 comentarios:

  1. Anónimo29/2/12 9:04

    Francamente interesante, pero ahora me voy a intentar desenredar el nudo que se me ha hecho en el cerebro.
    Por Dios, qué complicación.

    Besos gordos.

    ResponderEliminar
  2. Como decía un alumno para referirse al ábaco: "Los antiguos, como no tenían calculadoras, calculaban con las bolas"
    Estaba claro que el imperio romano tenía que caer :)

    besos

    ResponderEliminar
  3. Tela marinera, me lo explican así y mi famoso despiste se eleva a la n-ésima potencia.
    Vamos, que tienes una cita y va y te dicen..."sí, a la hora nona de los idus de marzo pero más bien tarde".

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Interesante... una cosa más que no sabía.
    Besos, Mar.

    ResponderEliminar
  5. Y dicen que traen mala suerte, pero yo creo que es porque hay que trabajar un día más, sin paga...

    ResponderEliminar
  6. uy que interesante... no habia oido esto nunca...
    siempre aprendo algo nuevo blogueando...
    gracias por compartir con nosotros...

    un abrazo...

    P.D...Plisss... NO a las palabras de verificacion de comentarios...son horrorosas y fastidiosas
    :-(

    ResponderEliminar
  7. Oh, parafraseando a Augusto..."Ad kalendas graecas", si es que debemos esperar puntualidad y un uso normal de esa cosita que se suele llevar a modo de pulsera llamada ¡reloj!...jaja.
    B7s

    ResponderEliminar
  8. Joo... lo que se complicaron, para vivir un día más :) (que si es casi primaveral como este... ninguna pega, claro)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  9. Muy interezante,viviendo y aprendiendo.
    cariños y gracias.

    ResponderEliminar
  10. Apoyo la moción de Firenze :)


    besos

    ResponderEliminar
  11. No, si al final, todo tiene un por qué.

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado leer esta información, de manera más detallada. Esta tarde escuché: "en 1582 el Papa Gregorio XIII ordenó adelantar el calendario oficial por 11 días, para compensar el error acumulado hasta ese momento, y estableció la regla adicional de los años divisibles entre 100 y 400".

    Pero el descubrimiento de los minutos que sobraban al año lo hicieron los romanos, tal como tu post explica.

    un abrazo
    :)

    ResponderEliminar
  13. Alaaaa...... ¿y mi comentario? snifffffff......... perdido quizás por la verificación de palabras y esa manía en que demostremos que no somos robots???

    Nada, decía que me gustaba tu escrito, que no sabía la explicación pese a ser de historia (pero tengo la excusa de que soy de contemporánea...)

    besos!!

    ResponderEliminar
  14. Extraordinaria explicación. Gran calado tuvo la cultura romana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por la información.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Conocía esta información. De hecho hay una persona que suele tomarme el pelo hablándome de fechas así (soy un despiste para cumpleaños, santos y demás y me suele decir cuando son de esa enrevesada manera)
    Muy buena la entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Nos sorprendemos de que ya en aquellos tiempos los romanos supieran que al año le sobra unas horas y que hay que colocarlas en algún sitio para no cambiar las estaciones con el paso de los años, pero... es que eran muuuuuuuuuuuy listos.

    Un beso Mar. Magnifica entrada.

    ResponderEliminar
  18. Toda una clase de cultura histórica y tan curiosa como valiosa.

    Me encantó ver como ellos, sin tantos medios ni recursos como nosotros eran capaces de poner orden a todo.. hasta los dias, los meses...

    Ingenio al poder, y nosotros lo rescatamos y nos hacemos con el... siempre hay cosas que aprender, yo de tu casa me llevo una super lección.

    besitos desde mi mediterráneo

    ResponderEliminar
  19. hola, soy webmaster de algunos blogs, Me gustaría enlazar el tuyo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

    Si estás interesado, escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar
  20. Si pero en realidad nunca sabremos en qué año estamos realmente, ya que cuando era antes de Cristo, alguien lo puso a cero, saltándose la de años x, con lo cual A pesar de que, aparentemente, el calendario persa es más preciso que el Calendario gregoriano, en el que hay un error de un día cada 3300 años, el problema del origen de nuestra era y los que se derivan del empleo de múltiples calendarios diferentes quedó resuelto con la creación del calendario gregoriano, bueno en fin, un rollito primaveral en realidad nunca sabremos con exactitud, por eso cuando dicen "El fin del mundo en tal fecha" va a ser que ni fu, ni fa, jaja, ala ahí queda eso.

    Misk

    ResponderEliminar

Gracias por pasar :)