Hoy jueves, relato: tarde de costura

Imagen de Neogéminis

En una esquina de la plaza del pueblo, doña Constanza tenía el establecimiento que más curiosidad despertaba entre sus vecinas. Estaba dividido en dos partes. Una daba a directamente al enorme ventanal, que hacía las veces de escaparte. Allí, doña Constanza exponía muestras de artículos de mercería: puntillas, jaboncillos, botones, cintas de raso, primorosos alfileteros... y en un maniquí de madera siempre ponía uno de los últimos vestidos o trajes confeccionados para alguna de sus clientas.

Dividiendo la estancia había un enorme mostrador donde atender a las señoras, mostrarles las telas disponibles en cada temporada y enseñarles figurines para que eligieran algún modelito acorde con sus gustos. Detrás del mostrador, y separado por estanterías repletas de piezas de tela, se encontraba el taller de costura

Allí iban Cándida y sus amigas, de aprendices de modista, durante las vacaciones de la escuela en verano. Entre agujas y dedales pasaban las soporíferas tardes. Entre puntadas e hilos se contaban los rumores que salían de la verbena de los domingos. Entre tijeras y patrones, se reían del último piropo que algún atrevido muchacho les había dedicado al salir de misa... Solo paraban unos minutos a la hora de merendar, cuando doña Constanza les llevaba una jarra de limonada fresquita que bebían con avidez mientras escuchaban en la radio el programa de Elena Francis.

Más relatos en  Neogéminis

Hoy jueves, relato: deseos y buenos propósitos


Viñeta de Alberto Montt


Y llegó 2019. El nuevo año recibió innumerables cartas de pequeños y mayores llenas de peticiones, propósitos, deseos y buenas intenciones; tantas, que tuvo que convocar a todos los Pajes del Tiempo para que le ayudasen a supervisarlas. 
A la reunión acudieron, como siempre que el Señor del Tiempo los citaba, Teo y Luci. Suponían que, por las fechas en las que estaban, se trataría de ver que deseos habían pedido los humanos esta vez. Así fue. Recibieron un buzón repleto de tarjetas, cartas y hasta algún legajo... (hay gente para todo) y se pusieron manos a la obra; esto es, puntuar entre cero y cien las posibilidades que tenía cada petición de terminar en éxito.

La primera carta era de Nadia Vives, una señora jubilada que después de haber dedicado toda su vida a la medicina, ahora pedía paz y tranquilidad ¿que menos que eso? Se lo merecía, desde luego que sí. Cien puntos le dieron.

Después cogieron una tarjeta muy colorida. Era de Natalia. La había dibujado ella misma el último día de colegio antes de Navidad y le pedía al año nuevo mucho tiempo para jugar con sus amiguitas y sus papás. Adjudicado: cien puntos. Los niños tiene que ser niños y crecer jugando.

La tercera carta que cayó a sus manos fue la de Roberto Mirón. ¡Vaya, no se lo podían creer! Era el tercer año consecutivo que les tocaba el señor Mirón. Eso si que era casualidad y tener suerte. Sí suerte, porque las cartas de Roberto Mirón no tenían desperdicio: sus disparatadas y extravagantes peticiones daban mucho de sí. Teo y Luci intercambiaron una traviesa mirada y divertidos se pusieron a leer. 

Más deseos y buenos propósitos en Molí del Canyer

Hoy jueves, relato: el futuro en números


Imagen tomada de Internet

N05 pr0p0n3 Ca55 3n 3l pr1m3r ju3v35 d3 d05 m1l d13c1nu3v3 qu3 35cr1bam05 50br3 "3l futur0 3n núm3r05", qu3 jugu3m05, 1nv3nt3m05, d153rt3m05... l0 qu3 53a p3r0 c0n núm3r05. Y0, m3 p0ng0 a p3n5ar, y cada 0curr3nc1a qu3 t3ng0 v13n3 c0n alguna p3ga (vaya c0n Ca55, n05 va a p0n3r a cav1lar 3n una5 f3cha5, 3n la5 qu3 un0 n0 anda para much05 tr0t35 d35pu35 d3 l05 3xc3505 nav1d3ñ05).

Bu3n0, a l0 qu3 1ba; a v3r... 51 p13n50 3n m1 p350, ¡n0, n0! ¡qu3 va! 350 35 c0nf1d3nc1al 3ntr3 m1 bá5cula y y0. 3h... 51 p13n50 3n la5 c1fra5 d3 m1 cu3nta c0rr13nt3, ¡m3 da d3pr351ón! 51 ll3garan a c3r0 m3 harían f3l1z, p3r0 m3 da qu3 p3rd13r0n 5u h3rm050 c0l0r n3gr0 d35pu35 d3 qu3 la 1nfam3 tarj3ta d3 cr3d1t0 53 pa53ara m1l v3c35 p0r l05 datáf0n05 51n c0mpa51ón alguna.

Hummm... 51 p13n50 3n m1 f3cha d3 nac1m13nt0, pu3d3 dar ju3g0 p3r0 la p3ga 35 qu3 35 1nd15cr3ta; 51 3n p13n50 m1 3dad... ¡má5 1nd15cr3ta t0davía! al m3n05 c0n la f3cha d3 nac1m13nt0 3l l3ct0r cur1050 t13n3 qu3 m0l35tar53 3n hac3r 3l cálcul0 para d3duc1r m1 3dad, y... ¡anda, 51n hab3rm3l0 pr0pu35t0 5al3 a c0lac1ón 3l t3ma d3 35t3 ju3v35: jugar c0n núm3r05! ¿53rá qu3 la5 mu5a5 n0 m3 han aband0nad0 d3l t0d0 c0n 35t3 51ngular t3ma?

Para t3rm1nar, pu35t0 qu3 53 trata d3 jugar c0n núm3r05, 53 m3 ha 0curr1d0 5u5t1tu1r alguna5 l3tra5 p0r núm3r05. A v3r c0m0 qu3da la l3ctura d3 35ta p3qu3ña ap0rtac1ón al ju3v35 d3 l05 núm3r05 :)

¡F3l1z 2019 a t0d05!

Má5 r3lat05 numér1c0s 3n  L4 P14zz4 d3ll4 Lun4