Haiku XVIII






Caen del cielo
como buenos presagios
las dulces nubes
Haiku enviado por Las Gemelas del Sur de blog Calados hasta los versos


 

Haiku XVII




Cuando te miro
se estremecen los lirios
de pudor frío.

 
Haiku enviado por De barro y luz


Haiku XVI





Brilla el rocío
la joya de la vida
es un tesoro

Haiku enviado por Mar del blog La Tartana










 

Idus de Marzo






Los idus de marzo (en latín , Idus Martii o Idus Martiae) en el calendario romano correspondían al día 15 del mes de Martius. Los idus eran días de buenos augurios que tenían lugar los días 15 de marzo, mayo, julio y octubre y los días 13 del resto de los meses del año.

Aunque marzo (Martius, mes consagrado al dios Marte) fue el tercer mes del calendario juliano, en el calendario romano más antiguo, fue el primer mes del año. Los días de fiesta observados por los romanos desde el primero de los idus,  reflejan su origen como celebraciones del año nuevo.

Los idus de marzo  han pasado a ser recordados por haberse producido en esa fecha (15 de marzo) el asesinato de Julio César en el año 44 a. C. Según el escritor griego Plutarco, César habría sido advertido del peligro, pero había desestimado la advertencia:

Lo que es más extraordinario aún es que un vidente le había advertido del grave peligro que le amenazaba en los idus de marzo, y ese día cuando iba al Senado, Julio César encontró al vidente y riendo le dijo: «Los idus de marzo ya han llegado»; a lo que el vidente contestó compasivamente: «Sí, pero aún no han acabado».

Aunque el calendario romano fue sustituido por los días de la semana modernos alrededor del siglo III, los idus se siguieron usando coloquialmente como referencia durante los siglos siguientes. Shakespeare en su obra Julio César los citaba al escribir la famosa frase:  «¡Cuídate de los idus de marzo!». 
Fuente: Wikipedia


Haiku XV





Pétalo de piel
recrea en el ambiente
sutil recuerdo


Haiku enviado por Marinela del blog Calados hasta los versos



 

Haiku XIV



Campo de estrellas,
abonado con sueños,
ha germinado




Haiku enviado por Belén Rodríguez del blog Pueblo Poeta