Haiku XVIII






Caen del cielo
como buenos presagios
las dulces nubes
Haiku enviado por Las Gemelas del Sur de blog Calados hasta los versos


 

25 Cartas esféricas:

Valaf dijo...

Doblemente agradecido. Primero por la composición: el haiku es amable, es de abril, de primavera. Es precioso. Y luego por la lluvia, personalmente me encanta y hasta parece que la tierra lo agradece exhalando ese olor tan especial. Siempre suena a vida, nunca le he conseguido ver el lado melancólico a la lluvia.

Un besazo x 2

Alfa Fon-Amor dijo...

muy bueno,abrazos

G a b y* dijo...

Una preciosa imagen donde cielo y nubes coronan el sentido del haiku.
Suaves letras y un buen y dulce augurio. Muy bueno!
Besos!
Gaby*

Mar dijo...

Gemelas, se me han adelantado los lectores a la presentación :)
En fin, vuestra es la palabra la tecla.

De barro y luz dijo...

Nubes de algodón de azúcar, bendito presagio y bello haiku.

María dijo...

Unas nubes muy dulces entre versos escritos para el haiku, muy bellos.

Felicitaciones a las Gemelas.

Un beso.

Pluma Roja dijo...

Con una dulce imagen siento caer las nubes en forma de agua.

Lindo Haiku.

Belén Rodríguez dijo...

Espectacular imagen y versos.
El haiku huele a tierra mojada en primavera.
Enhorabuena Gemelas! y gracias a Mar.
Besos.

Las Gemelas del Sur dijo...

Gracias, Mar, por dejar recorrer tu delicioso territorio al trote de estas teclas.

Besotes.

Las Gemelas del Sur dijo...

Valaf, tu si que eres un cielo.
También siento la lluvia con esa alegría de los niños chapoteando en los charcos. Casi, casi como esta niña: http://vimeo.com/84802749
Una delicia.

Besitos.

Las Gemelas del Sur dijo...

Fiaris, una refrescante abrazo.

Las Gemelas del Sur dijo...

Gaby, el azul y el rosa armonizan y visten dos universos complejos.

Un par de abrazos.

Las Gemelas del Sur dijo...

Barro y luz, se mueve la feria al son de los vientos, nubes de algodón sobre campos de mazorcas. Cumpliéndose un buen presagio, te invito a una manzana caramelizada.

Besos.

Las Gemelas del Sur dijo...

Dulces palabras, María. Gracias por dejarme saborearlas.

Besos.

Las Gemelas del Sur dijo...

Pluma Roja, la lluvia un elixir para la vida, con un sabor especial y único para cada ser, como el existir.

Besos.

Las Gemelas del Sur dijo...

Belén, ese olor es como el eco de la caída de esas benditas nubes que hacen vibrar la tierra.

Besos.

censurasigloXXI dijo...

Si tuviera que olvidarme de todo por un día y no tuviera cerca el mar, me gustaría tumbarme en la tierra y mirar ese cielo hasta que se hiciera de noche. Cuando pase, por favor, que alguien se acuerde de traerme un bocata y una gaseosa. Quiatndo la broma, chicas, no sé qué es más bonito si el texto o la imagen.

Gracias, os dejo un cafelito.

Las Gemelas del Sur dijo...

Cierto, censurasigloXXI, un vasto mar azul surcado por barcos, barcazas, veleros blancos, ... todos de algodón y de vez en cuando nos salpican de agua.

Gracias por ese cafelito, el mío con una nube de leche por favor. ;)
Y marchando un bocata ahora mismo.

Esilleviana dijo...

Qué dulzura! El haiku y la fotografía es de lo más optimista y agradable. Buen comienzo de primavera, por aquí llueve muchísimo...

un abrazo :))

Las Gemelas del Sur dijo...

Gracias, Esilleviana por esta nota dulce.
Si la lluvia cae dulcemente es un regalo, la tierra la disfrutará.

Un beso.

Paco Lainez dijo...

Me encantan los haikus.



Reverberaba
el eco imperceptible
de tus pisadas


Saludos desde El Bierzo

Las Gemelas del Sur dijo...

Creo Paco que yo también he caído adicta a los haikus.
El tuyo contiene hasta el sonido de las pisadas, muy logrado.

Saludos.

Mar dijo...

Y nosotros debajo, receptores de tan maravilloso espectáculo de la naturaleza.

Bss y bss y gracias por vuestra participación.

LA ZARZAMORA dijo...

:)
Qué apetecible, permanecer en esas nubes!
Enhorabuena por el haikú.
Besos a las tres.

LA ZARZAMORA dijo...

:)
Qué apetecible, permanecer en esas nubes!
Enhorabuena por el haikú.
Besos a las tres.

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.