Coro de los esclavos - Nabucco

Tomen asiento, adecúen la iluminación de su habitación, suban el volumen de sus altavoces... y a disfrutar de esta maravilla. Juzguen ustedes mismos.