La calabacificación de Claudio



Aquí debo asentar lo que sucedió en el cielo en el decimotercer día de este año, el año que nos ha hecho penetrar en una nueva era tan gloriosa.
...
Sería una pérdida de tiempo relatar lo que sucedió después en la tierra. Todos saben muy bien lo que sucedió. Nadie olvida su propia buena suerte, de modo que no es posible que nadie olvide el estallido popular de alegría que siguió a la noticia de la muerte de Claudio, el hombre que hizo cierto el proverbio "o nacer emperador, o idiota".
Pero permítaseme que diga lo que sucedió en el cielo. Y si no me creen, ahí está mi informante para confirmarlo todo.
Primero llegó a Júpiter un mensaje en el sentido de que había alguien en la puerta, un hombre de elevada estatura y cabellos blancos. Parecía estar pronunciando alguna amenaza porque meneaba continuamente la cabeza; y porque cuando caminaba arrastraba el pie derecho. Se le preguntó su nacionalidad y respondió de una manera confusa y nerviosa, y su lenguaje no pudo ser identificado; no era griego, ni latín, ni idioma alguno conocido. Júpiter le pidió a Hércules, que en una ocasión había viajado por toda la tierra, y que por tanto debía conocer todas las naciones de la misma, que fuera a averiguar de dónde venía el desconocido. Hércules fue, y si bien nunca se ha sentido amedrentado por todos los monstruos del mundo, recibió una buena conmoción ante el espectáculo de su ronca voz inarticulada, que no se parecía a la de ningún animal terrestre conocido, sino que más bien sugería la de algún extraño animal marino. Hércules pensó que tendría que tendría que realizar su Decimotercer Trabajo, pero miró más de cerca y decidió que se trataba de cierto tipo de hombre.

La calabacificación de Claudio. Satira en prosa y verso. 
Por Lucio Eneo Séneca.

(Párrafo extraido de Claudio el Dios y su esposa Mesalina. Robert Graves).

17 Cartas esféricas:

Abismo dijo...

Oh! me has recordado a la serie Claudio que veía cuando era pequeña!!

:D

Besos abisales

Natàlia Tàrraco dijo...

Si ésto decía Séneca y luego a través de él, Graves, del denigrado Claudio, he aquí un parrafito que nos deja Suetonio en su obra "Vidas de los 12 Césares"- Claudio III:
"No dejó, sin embargo, de aplicarse durante su juventud al estudio de las letras griegas y latinas, y hasta con frecuencia se ensayó en público en ambas lenguas. Mas no pudo, a pesar de estas pruebas de saber, conquistar ninguna consideración, ni infundir mejores esperanzas. Su madre Antonia le llamaba ordinariamente sombra de hombre, aborto informe de la naturaleza; y cuando quería hablar de un imbécil, decía: Es más estúpido que mi hijo Claudio. Su abuela Livia siempre le despreció profundamente: rara vez le dirigía la palabra, y si tenía algo que advertirle, se servía de una carta lacónica y dura o de tercera persona. Su hermana Livila, habiendo oído decir que Claudio reinaría algún día, compadeció en alta voz al pueblo romano, a quien estaba reservado tan desgraciado destino. En cuanto a lo que pensaba de él su tío Augusto, nada mejor puedo hacer que citar los siguientes pasajes de sus cartas..."et, et.

Un gustirrinín leer y releer estos escritos clásicos romanos o clásicos más recientes, que se empeñan, con razón o con cierta inquina, en echar por los suelos al tartajas Claudio.
Eran de categoría supina sus estilos satíricos, lo cual !por Júpiter! no suele prosperar en nuestros tiempos, ni en las críticas mordaces ni en los discursos y hechos políticos.
!Oh tiempos!
Salve amiga.

Valaf dijo...

Por Tutatis que lo vuelvo a leer, a ver si pillo algo.

Un beso

mariajesusparadela dijo...

Pobre Claudio.

saltar del tren dijo...

Un hermoso texto, impecable en un género difícil y filoso.
Un gusto hallarte

Mar dijo...

Abismo, es el mismo Claudio :)

Bss.

Mar dijo...

Natalia, en los discursos actuales abunda mucha mediocridad, ciertamente.

A mi modo de ver, Claudio fue un emperador medio "decente" comparado con los h.p de otros (llámense Nerón, Domiciano, Calígula)a pesar de que todo su entorno se empeñaba en ridiculizarlo y tomarlo por imbécil.

Estas obras de Graves, recogen muy bien lo que era la sociedad romana de entonces.

Tomo nota de "La vida de los 12 césares" y lo buscaré para leerlo.

Bss.

Mar dijo...

Valaf, por Tutatis y demás dioses, léelo otra vez!!

Bss.

Mar dijo...

Lástima de Claudio, Mª Jesús :)

Bss.

Mar dijo...

Bienvenida a La Bitácora, Saltaraltren!

Saludos!

LA ZARZAMORA dijo...

Idiota, idiota... pero llegó a ser Emperador.

Besos, Mar.

Mar dijo...

Eva y según cuenta el libro, obligado. El no quería el cargo de ninguna manera.

Bss.

TORO SALVAJE dijo...

No vi la serie en su momento (de lo cual me arrepiento)y siempre tendré esa asignatura pendiente.

Besos.

Mar dijo...

Mira, cualquier tarde lluviosa (de estas que vendrán) es buena para ver la serie :)

Bss.

La Biblioteca de la Morgue dijo...

Hola!!, te escribo desde el blog literario

La Biblioteca de la Morgue,

un blog en el que podrás encontrar reseñas literarias, críticas de películas, concursos y muchas secciones más, ¿Te unes?. Yo te sigo desde ya. Espero que te guste mi espacio ^^

¡Nos leemos!

Bisous

La Biblioteca de la Morgue

Mar dijo...

Se bienvenida a La Bitácora, Biblioteca de la Morgue (nombrecito largo te has buscado)

Saludos!

Esilleviana dijo...

Séneca se burló del político Claudio y tú, indirectamente, lo haces de estos políticos que son -a su vez- dirigidos por los mercados y los poderosos...

un abrazo

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.