Samhain




Los antiguos pueblos celtas, llegado el final de octubre, solían celebrar una gran fiesta para conmemorar "el final de la cosecha" y dar la bienvenida al Año Nuevo, bautizada con la palabra gaélica de Samhain. Significa etimológicamente el final del verano y a partir de entonces los días serían más cortos y las noches más largas.  Esta fiesta representaba y coincidía con  el momento del año en el que se almacenaban provisiones para el invierno. 

Los celtas creían que en esta noche de Samhain (noche del 31 de octubre al 1 de noviembre), los espíritus de los muertos  volvían a visitar el mundo de los mortales, así que encendían grandes hogueras para ahuyentar a los malos espíritus. Tambien era costumbre dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano. 

Al parecer, los celtas iban recogiendo alimentos por las casas para las ofrendas a sus dioses. Rituales que supuestamente incluían algún que otro  sacrificio humano y para los que preparaban un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro, representando al espíritu que creían que les otorgaba poder.

Con posterioridad, tras la romanización de los pueblos celtas , el primitivo Samhain logró sobrevivir conservando gran parte de su espíritu y algunos de sus ritos. Después, la tradición será recogida y se extenderá por los pueblos de la Europa medieval. Con el auge del cristianismo la fiesta pagana se cristianizó después como el día de Todos los Santos.

Este ha sido un breve extracto del origen de la noche que precede al día de Todos los Santos. Desearos desde aquí que en el próximo Samhain lo paseis de miedo ;-)

12 Cartas esféricas:

Abismo dijo...

Lo pasaremos de miedo... ¡espero! me encantan estas tradiciones!
Besos abisales

TORO SALVAJE dijo...

Muy instructivo.
Espero que no nos pongas examen.

:P

Besos.

jose rasero b. dijo...

Pues mira, me encanta esto que nos cuentas. Además, es parte de nosotros, de nuestra historia.
¡¡¡Y no los malditos halowens de los collons!!!

Un beso, Mar. (Perdona por el exabrupto, pero me ponen malo estas cosas)

Arwen dijo...

Que bonito y que desconocido para mi.

Un gran beso Mar y que disfrutes de estos 3 días que tenemos por delante. ;)

Arwen

Mar dijo...

Abismo, cualquier excusa, ocasión es buena para pasarlo de miedo ¿verdad? ;-)))

Bss.

Mar dijo...

Toro, sobre festivos y similares no examino. No temas que esta entrada no entra en el examen... jajajajaja!!!

Bss.

Mar dijo...

Jose no te preocupes por el exabrupto, yo tambien despotrico con algunas (o muchas) cosas.
Que parece que los norteamericanos lo han inventado todo con sus calabazas, sus truco o trato, etc. Nada más lejos de la realidad

Bss.

Mar dijo...

Arwen ya conoces algo de esta bonita tradición de origen celta.

Bss.

lemaki dijo...

Y continuando con la leyenda, al llegar a Norteamérica, comprobaron que mejor que el nabo era la calabaza para que el fuego de las velas que alumbraban a los vivos hacia el paso a la vida, alejando los malos espíritus, se conservara y no se apagara... la noche de Hallowenn (busqué esta historia e información para encontrar una explicación y poder dársela a los niños de porqué las mamás llevaron calabazas al cole y muchas galletas y dulces caseros). Gracias por aclararme algunas dudas que me quedaban, el próximo Hallowenn tendré mas aclaraciones para los niños...

saludos.

Mar dijo...

Efectivamente Lemaki, en EE.UU adoptaron la vieja tradición celta que seguramente la llevaron allí los emigrantes de la vieja Europa. Lo que me fastidia un poco es que una cosa que ya exisitía mucho antes de que exisisitera EE.UU ahora la quiera hacer suya.

Lo cierto es que, de una forma y otra, los niños se lo pasan bomba.

Bss.

Carol dijo...

Me gustan estos días aunque son un poco tristes porque nos recuerdan a los seres queridos que se fueron.

Toda esta parafernalia me distrae y son ritos que hay que seguir practicando si creemos en el espíritu...

Mar dijo...

Carol, a mi me sucede un tanto como a ti: nostalgia... pero hay que mirar hacia delante y seguir.

Bss.

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.