Un libro, una rosa y una cita.




Hoy, día para regalar un libro, para regalar una rosa y para rescatar de la memoria una cita, de gran belleza, dedicada a los libros:

“En Egipto, se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás”. Jackes Benigne Bossuet.

2 Cartas esféricas:

núria dijo...

“En Egipto, se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma.Medicina animi«Medicina del espíritu». Inscripción en el pórtico de la biblioteca de Alejandría.

@}`-,--

Mar dijo...

No sabía que la primera parte de la cita es una inscripción en el pórtico de la biblioteca de Alejandría. Gracias por tu aportación. Y gracias por la rosa. Sabía que no me quedaba yo sin rosa por San Jordi :P

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.