El mar


El mar
El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?
En sueños la marejada
me tira del corazón;
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste
acá? Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:
¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!
R. Alberti.

2 Cartas esféricas:

Sugarglider dijo...

¿Zarpas otra vez?
Bonito comienzo.

Mar dijo...

Sí. La nave ya está a punto de nuevo. Asi, que allá voy junto con toda mi tripulación. Nos leemos a lo largo y ancho de la travesía. XD

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.