Cerrado por temporal



Hoy, la nave llega a puerto, después de algunos meses de navegación. Permanecerá amarrada mientras persista el temporal. Esperaré a que la tormenta remita, los nubarrones se dispersen y el sol vuelva a brillar.
Cuando zarpe de nuevo, seguiré anotando en La Bitácora todo aquello que surja durante el viaje.

5 Cartas esféricas:

núria dijo...

“La vida no es esperar a que la tormenta pase, es aprender a bailar bajo la lluvia”

un abrazo!

Sugarglider dijo...

Bellas palabras.
No tardes en zarpar "grumetilla", como diría el capitán Hadock.

Mar dijo...

Sabias palabras, Núria. Las aplicaré cuando el estado de ánimo así lo requiera.
Saludos y gracias por visitar la Bitácora.

verracus dijo...

Aprovechando la crisis, no? Eso lo haces por no darme el puesto de contramaestre.
Bueno, a ver si en el segundo periplo llega el ascenso ;)

núria dijo...

No te olvides del libro la Elegancia del Erizo...je,je,je...que noooooo, que no llevo comisión (jo!)

Recuerdas? un bombón para un día depresivo...

:P

Publicar un comentario

Los rincones de mi nave
no guardan secretos;
salvo la intención, quizá,
de alguno de sus versos.